La imagen de la mujer política

Coincidiendo con la conmemoración del día de la mujer, el 8 de marzo, me apetecía escribir sobre MUJERES, y sobre un tema que me apasiona como es: “la imagen política de las mujeres”.

img_8150

En un tiempo convulso como el que estamos viviendo de tensiones políticas, con reivindicaciones sociales de todo tipo, hay que tener en cuenta el papel que juega la mujer en nuestra sociedad, y me parece muy interesante ahondar en cual es el punto de vista de una consultora de imagen en todo aquello que trasciende del papel de la mujer en política. No lo olvidemos: un mundo ancestralmente de hombres.

La mujer que participa activamente en la vida política debe ser sobria y sin mayores estridencias. Su imagen no debe estar divorciada del discurso: debe ser coherente, congruente con lo que propone, explica y defiende.

Entendemos desde el mundo de la consultoría que deben proyectar una imagen de ellas como tal, no del atuendo que llevan. Así el mensaje llegará sin interferencias, sin distorsiones que pueden producir una mala elección en un color o una complemento inadecuado.

¿Cómo acertar entonces?

Una de las claves es dar la importancia que merecen a los códigos de indumentaria: esto no es otra cosa que un signo lingüístico de comunicación social que posee sus propios códigos y se instituye bajo una lógica de frivolidad. El cuerpo es el principal soporte de este código junto con las posturas y los gestos.

Es un fenómeno que crea sus propias normas para determinar qué es lo más adecuado para vestir en cada ocasión. No olvidemos que la política y la imagen de un gobernante fue creada para el hombre: el uniforme político responde a ello y la presencia femenina en política es incómoda. La llegada de una mujer a la política suscita muchos más comentarios que la de un varón, ahí la mujer tiene dos caminos: intentar pasar desapercibida y vestir como sus compañeros varones o reivindicar el vestuario femenino. Ambas posturas son válidas siempre que se correspondan con el discurso que se quiere transmitir.

La MUJER POLÍTICA debe cuidar su apariencia para no enviar mensajes que puedan comprometerla o desacreditarla en el ejercicio de sus funciones.

Siguen siendo minoría y los focos siempre están atentos a ellas en cuestión de imagen. Cualquier estética no es apta para una política. ¿Qué evitar? Pues escotes amplios, largos adecuados en las faldas, transparencias, no abusar del maquillaje y cuidar que el peinado sea correcto y no utilizar complementos muy llamativo. Tener en cuenta que el exceso de color : las tonalidades estridentes y determinadas piezas distraen a las audiencias.

Durante mucho tiempo la feminidad ha sido sinónima de frivolidad. Estoy completamente en contra de esa opinión muy generalizada pero poco consciente de la realidad de la mujer en la sociedad. La feminidad es parte de la mujer y la indumentaria nos permite preservar la IDENTIDAD COMO MUJERES.

Se puede convertir también en un elemento de reivindicación , muy visible en nuestros días a través de camisetas con mensajes que de otra manera no se harían tan patentes ni tan visuales.

En definitiva, la imagen de la mujer en la política hoy en día dista mucho de esa imagen almibarada y tradicional que nos han querido imponer, cada mujer en su estilo, con su personalidad propia y su ideología política debe transmitir aquella imagen coherente con lo que es y lo que piensa en también en política.

Y desde la Consultoría de Imagen podemos otorgar las herramientas para que cada mujer se analice y descubra: qué quiere transmitir , cuál es el resultado que espera, con qué cualidades cuenta, cuáles son las mas adecuadas en la esfera política y reinventarse como un elemento clave en esta sociedad de las que las mujeres formamos parte .

 

Chus Alcaraz

Consultora de Imagen Política

 

2 Comentarios

  1. Miguel Mar 08, 2018 - 12:11 AM

    Me gusta el artículo. Me parece con contenido concreto y con planteamiento de respeto por las mujeres

    Responder
    • elvestidordechus Jun 30, 2018 - 02:07 PM

      Gracias por tus comentarios Miguel. Es de agradecer. Un saludo 😉

      Responder

Deja tu comentario