Comunicación verbal y no verbal

 

Aquí tenéis el artículo que se ha publicado en el nº 11 de la revista And&Magazine en la que ya sabéis que colaboro hace años.

Además, os dejo algunas imágenes de la presentación que tuvo lugar el 30 de noviembre en el Club Palasiet (Benicassim), un enclave privilegiado para una fiesta llena de glamour y moda.

Espero que os guste.


tu-imagen

¿Cómo nos enfrentamos al hecho de hablar en público? ¿Nos genera ansiedad? ¿Somos capaces de transmitir todo aquello que pretendíamos?

Los nervios del directo suelen ser traicioneros y las primeras veces que hablamos en público no suelen ser gratificantes ni cómodas.

La buena noticia es que como todo en la vida, se puede aprender y mejorar.

Hablar en público y, sobre todo, comunicar, saber transmitir con los gestos y las actitudes (lo que llamamos comunicación no verbal) es una tarea que requiere de autoconocimiento, visualizarse y mucha práctica. No hay otro secreto.

En el mundo profesional es esencial conocer lo que dicen los gestos y movimientos de nuestro cuerpo, ya que son nuestros delatores, pero este conocimiento es así mismo útil para conectar con los demás. Al conocer el significado de las posturas o gestos de tu interlocutor tendrás más posibilidades de saber cómo expresarte para lograr una comunicación realmente efectiva.

Todo lo que es el lenguaje no verbal tiene una importancia de más del 90% en la comunicación. Con esto quiero decir que, si la presentación no es buena, y tu imagen personal y lenguaje coropral no son los adecuados, puede que tu discurso pierda fuerza e impacto.

Cuando estés ante tu público, procura ocupar siempre un lugar visible, adoptar una postura corporal abierta y estable, con la cabeza alta, los hombros erguidos y el pecho fuera. Pero sin forzar la postura, claro está, siempre de manera natural. ¡Ah! y evita cruzar los brazos y piernas, estas extremidades deben estar firmes, aunque sin tensión.

No olvides mantener el contacto visual con todas las zonas del público. Por eso evita siempre mirar al suelo o al techo y no des la espalda salvo que sea necesario. Y, por supuesto, acompaña tu rostro de una sonrisa abierta y sincera. En este sentido, los gestos que realizamos con las manos y los brazos deben ir siempre con tus pasos y las manos situarse entre el pecho y la cintura.

Gesticula para enfantizar el mensaje que estás transmitiendo, de nuevo de manera abierta y enérgica. Deja a un lado los juegos con tu ropa, pelo u objetos porque eso desvelará tu nerviosismo.

Tus movimientos y gestos deben ser coherentes con tu comunicación verbal.

Vocaliza bien, siempre haciendo uso de un lenguaje simple y claro. Entona tu voz de manera que muestres pasión, emoción y entusiasmo en aquello que estás transmitiendo, para contagiar a los demás de esos mismos sentimientos.

Para la gran mayoría de los profesionales, aprender a comunicar efectivamente de manera verbal y no vebal, representa una ventaja considerable frente a sus competidores que desconozcan el tema.

Ya sea en el ámbito de la iniciativa privada o en la vida pública, los alcances de tu capacidad para comunicar efectivamente podrían determinar lo exitosa o duradera que llegará a ser tu carrera.

Atendiendo a estas razones, recomiendo a todas aquellas personas que estén comenzando su carrera, o que sientan que es el momento de darle un nuevo impulso a la misma, que inviertan en aprender a mejorar su comunicación verbal y no verbal. De esta manera, lograrán mejorar significativamente su imagen, haciendo su marca personal más atractiva.

Artículo publicado en &Magazine  Nº11

Fiesta Presentación And&Magazine

Y recordarte que si necesitas cualquier tipo de asesoramiento, no dudes en consultar mis servicios aquí.  Me encantará poder formar parte de esa marca personal.

Chus Alcaraz Consultora de Imagen.

 

Deja tu comentario